Semblanza de Cortegana





El municipio de Cortegana se encuentra dentro del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, al noroeste de la provincia de Huelva (Andalucía) y presenta una extensión de 173,1 km2. Como de extraña puede calificarse la discontinuidad del su término, formado por dos conjuntos territoriales, separados por las tierras de Almonaster y Aroche, esto hace que limite con varias poblaciones de la Sierra y Andévalo, como son Cabezas Rubias, El Cerro de Andévalo, La Nava, Aroche, Jabugo o Almonaster.

El núcleo urbano se levanta al este, con una altitud de 690 metros. La población desciende desde el castillo hacia zonas más bajas. Su término se caracteriza por una topografía accidentada, donde pequeños valles se entremezclan con cabezos y cerros que no llegan a alcanzar en ningún momento los 800 metros de altitud. La parte del término donde se encuentra Cortegana es más abrupta y de mayor altura que la zona de Valdelamusa-San Telmo que no llega a alcanzar en ningún punto los 600 metros de altitud. El municipio de Cortegana se encuentra dentro del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, al noroeste de la provincia de Huelva (Andesenta una extensión de 173,1 km2. Como de extraña puede calificarse la discontinuidad del su término, formado por dos conjuntos territoriales, separados por las tierras de Almonaster y Aroche, esto hace que limite con varias poblaciones de la Sierra y Andévalo, como son Cabezas Rubias, El Cerro de Andévalo, La Nava, Aroche, Jabugo o Almonaster.

El núcleo urbano se levanta al este, con una altitud de 690 metros. La población desciende desde el castillo hacia zonas más bajas. Su término se caracteriza por una topografía accidentada, donde pequeños valles se entremezclan con cabezos y cerros que no llegan a alcanzar en ningún momento los 800 metros de altitud. La parte del término donde se encuentra Cortegana es más abrupta y de mayor altura que la zona de Valdelamusa-San Telmo que no llega a alcanzar en ningún punto los 600 metros de altitud.

 

Historia de Cortegana

images

La etimología de Cortegana resulta controvertida, por cuanto alguno de los autores le atribuyen el origen hispano-latino de Corticus, que alude a la corte o finca, otros Cohorte Aegidiana y otros la Corticata citada por Ptolomeo en sus Tablas de los pueblos Turdetanos de la Bética, que parece ser la primera constancia escrita de la existencia del asentamiento. El nombre evoluciona a través de la época visigótica, donde Cortejan aparece como límite entre la diócesis de Sevilla y Niebla, y musulmana, cuando el geógrafo Al Himyari llama Cartsana. Algunos la han interpretado como Cortegana, o “corte ganada” a los árabes, mientras otros la asocian a la riqueza del corcho o corteza del alcornoque y su importancia de laeconomía local.

El origen de la población parece remontarse al Neolítico, época en la que proceden numerosos utensilios de piedra encontrados en el término, y en que ya se presentaban como demográficamente importante. En el Calcolítico, hacia el 2500 a. C. se constata la presencia de numerosos poblados en estas tierras: Corteganilla-Hallemans, con numerosos enterramientos en cistas; Alto de la Caba, en el extremo suroeste del término; Cerro del Cojo, al que se superpondrá una fundición en el siglo XVII, y Santa Bárbara, al Suroeste del núcleo principal; y Sierra de Papatortas, al norte del municipio.

En época musulmana, Cortegana era cabecera de una de las comarcas de Sevilla. Se rindió primero a San Fernando en 1248 y luego la orden Hospitalaria de Portugal. Disputada por castellanos y portugueses durante el llamado conflicto del Algarbe, quedó finalmente en manos de Castilla por el tratado de Badajoz (1267). En 1253 el repartimiento de Alfonso X la adjudica al alfoz o término de Sevilla y le otorga entonces el título de villa.

Durante la baja Edad Media, Cortegana basa su economía en la vid y los aprovechamientos silbo pastoriles de sus dehesas y montes, administrados comunalmente con Aroche, con el que aún no existía una división municipal. Esto ocasionará algunos conflictos entre ambos núcleos por el uso agroganadero de estas tierras, conflictos que se prolongarán en los siglos subsiguientes. A semejanza de los municipios vecinos, el Cabildo de Cortegana regulará estas actividades en 1532 a través de sus Ordenanzas de Montes, confirmadas por el Concejo de Sevilla, que serán recopiladas y adaptadas por las de 1589. con ellas se pretende la guarda y conservación de los recursos proporcionados por dehesas, montes y heredades sobre todo de cara a impedir a los “vecinos de fuera parte” el aprovechamiento de las tierras de la villa.

En el siglo XVII, los enfrentamientos con Portugal, que acabarán con la independencia de este reino, obligan al continuo alojamiento de tropas en Cortegana, cuyo castillo se situaba en la segunda línea defensiva contra el país vecino.

cortegana-iglesia del divino salvador02En el siglo XVIII, los hombres ilustres de Cortegana aparecen asociados a actividades en México. De carácter religioso o de caridad, como Fray Alonso Giraldo de Terreros o don Pedro Romero de Terreros, que había explotado en Cortegana las minas del Monte, convirtiéndose en uno de los hombres más acaudalados de España; en comercio con ultramar, como don Juan Vázquez de Terreros, que donó un importante legado de plata a la iglesia parroquia; o en actividades mineras (concretamente en las minas mexicanas de Pachuca) o de siderurgia y emisión de la moneda, como don Pedro Barbabosa y Parreño, contador mayor del Virreinato de Nueva España.

A mediados del XIX se reavivó el pleito con Almonaster, iniciado a finales del siglo XV, sobre terrenos administrados comunalmente: la llamada Contienda. La Dehesa de Valdelamusa, que pertenecía a Cortegana, Almonaster y El Cerro del Andévalo fue dividida entre los tres en 1841. En 1898, tras diversos avatares jurisdiccionales en que Almonaster reclamaba la totalidad de las tierras, un tercio de la Dehesa de Valdelamusa, la población y la mina Confesionarios quedaron para Cortegana, y las tierras de la Contienda, que incluían cinco aldeas, quedaron bajo la jurisdicción de Almonaster hasta la división de ambos términos municipales en 1931. Reseña Madoz en la segunda mitad del XIX importantes actividades industriales y artesanales, que empleaban numerosa mano de obra y daban lugar a amplias relaciones comerciales con el exterior: corcho, alfarería, cerrajería y fabricación de romanas –tres talleres-, 10 molinos harineros y dos aceiteros y más de 100 telares de lino y lana. Además por este tiempo empieza a intensificarse la actividad minera, destacando las explotaciones de Valdelamusa, San Telmo y Confesionario.

A estas actividades se unen en el presente siglo las que hoy son una importante base de su economía, las industrias cárnicas. Se mantienen las de corcho de forma testimonial y un importante sector agropecuario, mientras las explotaciones mineras se abandonan en los años 80 y principios de los 90.

 

cortegana-castillo de sancho iv03

La industria del corcho ha tenido en la localidad una trascendencia superior al resto. Se inició a finales del s. XVIII con el asentamiento de industriales catalanes y portugueses y supuso una verdadera revolución. A principios de siglo la industria llegó a tener 600 obreros, se crearon dos clases nuevas, la de los comerciantes y propietarios y la de los obreros, con un estatus superior a la del tradicional campesinado, con reflejo en la creación de sociedades y casinos. Hoy día el sector es una sombra del pasado pues sobreviven en la localidad 6 empresas, a las que se une la de la estación de Almonaster, cercana a Cortegana.

La presencia del agua es tal, que en el mismo núcleo urbano encontramos el origen de unos de los rios más importante de la provincia onubense, El Chanza.Antes se controlaba en el municipio gran parte del proceso de producción, que daba lugar a oficios como caladores, rajadores, descorchadores, empiladores, guardas de las pilas de corcho y arrieros, en el campo y e la industria, especialistas como clasificadores, cortadores y enfaldadores. La decadencia de la actividad ha hecho que la producción de tapones de corcho, la que genera mayor valor añadido al exportarse a Cataluña,Francia, Portugal e Italia, entre otros destinos, haya saltado del municipio a otros de Huelva, Cádiz, Badajoz, Córdoba, Sevilla y Portugal, y se mantenga sólo de forma permanente en una de las empresas, mientras el resto se han convertido en meros almacenistas.